Cubanitas – ¿Qué es una cubanita?

Cubanitas: Desde hace miles de años ha existido el fetichismo por las mamás. Una representación fehaciente de esto es la forma en que las Venus paleolíticas, que fueron hechas hace más de 20 000 años, están hechas con unos pechos tan grandes que parecían desbordarse del cuerpo. Este gusto siempre ha estado ahí presente pero ¿de qué trata realmente?

¿De dónde viene las cubanitas?

El fetichismo por las mamas es un interés sexual por los pechos o senos de una mujer. Esto puede ser asociado a varios factores, tanto psicológicos como culturales. Los símbolos de fertilidad por excelencia en una mujer son unas caderas anchas y un par de pechos grandes. Una concepción un poco primitiva que era antes un indicio de que la mujer puede tener hijos y alimentarlos, ocuparse de ellos. En el mundo occidental se ha popularizado tanto la creencia de una mujer sexualmente más atractiva cuando posee senos grandes, que las operaciones de implantes mamarios han proliferado en gran medida en los últimos años. También está el factor psicológico que algunos estudiosos han asociado al placer infantil de tomar leche de los pechos maternos.

De cualquier forma, no podemos negar que el gusto por los senos de gran tamaño es muy común en estos desde siempre. Esto es palpable en la gran cantidad de mujeres practicando la implantación de mamás o simplemente haciéndoles retoques estéticos. No hemos de olvidar que los pechos son una de las zonas erógenas del cuerpo de la mujer, por lo que su estimulación, incluso puede llevar a un orgasmo y ya sea besándolos o estimulándolos manualmente, todo es válido para obtener el placer propio y de la pareja.

¿Cómo se hace una cubanita?

Del gusto por esta parte del cuerpo en particular surge lo que hoy en día llamamos como “Cubanita”, lo que no es otra cosa que la estimulación del pene mediante las mamas. Esto se hace juntándolas con el pene en medio, frotándolas en él para generar una sensación similar al coito.

A veces las cubanitas van acompañadas con sexo oral o masturbación manual. La cubana es una práctica bastante popularizada en nuestros días junto con la idealización de la mujer de pechos grandes. Ya sea con lubricante para generar un mejor roce y una sensación más placentera o simplemente el encuentro de la carne del hombre con la de la mujer, es una práctica que no genera mayor riesgo. Pero si se recomienda que exista lubricación previa, ya sea natural o artificial, puesto que el roce y la fricción pueden terminar por lastimar el pene en vez de generar el placer deseado.

¿Quieres que te haga cubanitas la chica de tus sueños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *