¿Qué es un burdel?

La prostitución es el trabajo más antiguo del mundo, convirtiendo el sexo en un producto que se ofrece al cliente. La gran mayoría de las profesiones que ofrecen bienes y servicios, se han constituido en empresas para así poder satisfacer de forma más completa las exigencias del cliente, ser más organizados y percibir mejores ganancias. Las empresas y locales especializadas en la prostitución son conocidas como burdeles, prostíbulos o puticlubs.

Puesto que la prostitución es ilegal en muchos países, esto hace que los burdeles funcionen de forma clandestina a veces. Se ha discutido bastante sobre si es ético que la prostitución sea normalizada como una profesión, pero lo que si es cierto que en los países donde es ilegal, deja la puerta abierta para que estas empresas no funcionen de la mejor manera. Gracias a que no existen regulaciones para su funcionamiento. Un ejemplo de un país en el que la prostitución es completamente legal es Alemania.

Ya que muchos artistas e intelectuales han sido asiduos a los servicios sexuales, los burdeles han formado parte de la cultura. Ya sea en pinturas, en fotos o descritos en literatura, han tenido un espacio particular. Las señoritas de Aviñón, la polémica pintura de Pablo Picasso, por la temática y por inaugurar el movimiento de vanguardia cubista es un claro ejemplo de idealización de los burdeles por parte de los artistas. Pero el más relevante de estos pintores, fue Henri de Toulouse-Lautrec, que dedicó gran parte de su vida y de su obra a encontrarse dentro de cabarets y prostíbulos, donde pintaba escenas de personas en pleno acto carnal, de shows, incluso anuncios para estos locales, mitificándolos.

En España, la prostitución fue prohibida durante el franquismo. A pesar de que en 1995 fue descriminalizada, el proxenetismo y la explotación sexual siguieron siendo penadas por la ley. Por lo tanto un burdel es ilegales pero esto no evita que funcionen de forma clandestina.

Tradicionalmente, estos incluyen una taberna o cabaret, donde también están incluidos espectáculos de striptease. Un local que ofrece striptease a veces puede ser un burdel camuflado. Algunas personas ven la visita a estos lugares como relajante. Puesto que pueden beber como en un club o bar y poder tener sexo. Otros, asiduos a la prostitución, pueden encontrar en los burdeles atenciones especializadas para ciertos gustos particulares. Puesto que en España la prostitución es legal, pero no una empresa donde se puedan prestar servicios sexuales, se hace difícil encontrar atención para gustos especializados.

A pesar de que existen algunos burdeles bastante bien organizados, existen otros que no lo son tanto. Por lo que hay que escoger bien el burdel que uno se plantea visitar. Las diferencias de calidad, higiene e integridad pueden ser extremadamente variables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *